Como especialistas y enamorados de las máquinas de coser en Sarrià-Sant Gervasi (Barcelona), nos hace mucha ilusión compartir contigo la historia sobre el origen de las máquinas de coser.

Para poder hacerlo, primero tenemos que remontarnos al siglo XVIII, más concretamente hacia el año 1750, cuando todavía se cosía toda la ropa de forma manual. En aquellos momentos, se creaban las prendas de vestir con una simple aguja y un poco de hilo de coser. Durante los años que transcurren entre 1750 y 1830 aparecieron en Europa diferentes patentes de máquinas de coser, pero estas fueron diseñadas únicamente para aplicaciones industriales, por lo que la gente de a pie no podía hacer uso de ellas.

No fue hasta 1846 cuando un hombre llamado Elias Howe tuvo la idea de construir una máquina de coser pequeña para que todas aquellas personas que quisieran pudieran tener una en su propia casa. Elias trabajó durante cinco largos años para inventar la máquina de coser automática y, cuando finalizó, obtuvo un aparato similar a lo que se puede encontrar hoy en día cuando se buscan máquinas de coser en Sarrià-Sant Gervasi (Barcelona). Este invento dio lugar a una producción doméstica más rápida y eficiente de las prendas de vestir.

Posteriormente, Isaac Merritt Singer reinventó la máquina de Elias patentando el denominado brazo rígido y poniendo una barra vertical que permitía mantener la tela en contra del movimiento ascendente de la aguja de la máquina. Poco a poco, las empresas del sector comenzaron a formarse para crear mejores máquinas de coser. Y en 1889 llegó la máquina de coser eléctrica, que fue toda una revolución en el mundo de la costura.

Ahora que conoces la historia de las marcas de coser, desde Mercería Barcelona quedamos a tu completa disposición para atender cualquier cosa que puedas necesitar.